¿Es seguro retornar al trabajo?

Cualquier esfuerzo por volver al trabajo será un proceso gradual en lugar de establecer un día nacional de regreso laboral.  Aun así, muchas empresas ya tienen prisa por hacer que los empleados vuelvan a trabajar. El entusiasmo corporativo solo ha crecido a medida que las empresas ven caer la productividad de los empleados y sus negocios gastan mucho dinero para poder mantenerse en pie.

A medida que pasan los días llegan nuevos obstáculos para el empleado. Una limitación importante se da justo en la estructura familiar. Los padres no pueden volver a trabajar si las escuelas y las guarderías no están abiertas.

Muchas instalaciones educativas ya sea  han cancelado durante el mes de abril y se estima que puedan continuar así unos meses más. Con todas las escuelas tomando decisiones independientes sobre la reapertura, es casi imposible tener un esfuerzo coordinado a corto plazo que no sea caso por caso, empleado por empleado.

Otro es simplemente tener suficiente conocimiento sobre la propagación de la enfermedad, que se reduce a evaluar a tantas personas como sea posible.

Implicaciones legales

La tensión entre ponerse en marcha lo antes posible y arriesgarse con la salud de los empleados es una disputa moral y legal. Los empleadores tienen un riesgo legal relativamente bajo, pero uno de alta reputación, si apresuran a las personas a regresar al trabajo.

Los empleadores tienen el deber bajo la Ley de Seguridad y Salud Ocupacional de asegurarse de proporcionar un lugar de trabajo seguro. Pero será difícil para un empleado o cliente demostrar que estuvo expuesto a COVID-19 en el lugar de trabajo y no en otro lugar

Además de la reapertura de ciertas industrias antes que otras, es probable que las compañías también presenten a los empleados lentamente de regreso al lugar de trabajo, en lugar de traer a todos de vuelta a la vez.

Un retorno gradual ayudaría a mantener el distanciamiento social en los primeros días y también daría a las empresas tiempo para exigir a los empleados que completen evaluaciones de salud o se hagan pruebas.

Protocolos de bioseguridad

Hace pocos días el Ministerio de Salud dio a conocer la resolución 0666 donde se refleja claramente, los protocolos de bioseguridad para poder activar el motor de la economía. De esta manera el Estado junto con los entes gubernamentales del sector salud ponen en marcha un plan para mitigar la pandemia.

Además, enfatiza de forma clara cuales son las medidas que deben tomar los diferentes sectores como el social, la administración públicas y por supuesto el económico.

En todos los casos el trabajo principal corre por parte de los empleadores, quienes tienen la obligación de crear y mantener un ambiente laboral con las condiciones necesarias para que no se propague la enfermedad.

¿Cuáles medidas se deben tomar?

Las medidas a tomar forman parte de las recomendaciones que a venido haciendo a lo largo de la pandemia la OMS. Un punto a favor para todos porque de alguna manera nos hemos ido adaptando a ellos de forma gradual. Estás son:

  • Lavarse las manos con agua y jabón por un lapso de al menos 20 segundos.
  • Mantener la higiene respiratoria.
  • Distanciamiento social.
  • Auto aislamiento voluntario.

Seguramente, te preguntarás ¿Cómo es posible mantener la distancia entre los compañeros de trabajo? Por ello es que debe hacerse un estudio previo para determinar cuáles son los cargos que requieren que el personal esté de manera presencial. O en tal caso establecer nuevos horarios para que quede solo la cantidad de personas que garantice el funcionamiento del mismo.

Retomando el tema de los protocolos de bioseguridad, es necesario que cada uno de los sectores, empresas y comercios junto con los expertos en seguridad laboral realicen un plan de contingencia. Donde se ajusten las medidas según la actividad que realiza el personal.

Claro está, para ir implementando estas medidas no se descarta la posibilidad que se requiera de un gasto para extra para hacer adaptaciones al entorno laboral. Sin embargo, si se hace un análisis correcto es posible que solo sea suficiente con un manual actualizado de proceso de higiene y protección laboral.

Medidas a tomar por parte del empleador

La resolución 0666 habla de la responsabilidad tanto de los empleadores como los empleados al retornar al ambiente laboral. Vamos a ir abordando el tema de forma desglosada, según lo establecido el empleador debe tomar las siguientes medidas:

  • Capacitar a los trabajadores acerca de las normas de prevención que deben acatar.
  • Garantizar la continuidad de las actividades.
  • Tomar medidas de control administrativo para que el personal solo vaya en caso de que sea necesario. Si este personal puede trabajar de forma remota es mejor valorar esa opción.
  • Estar en contacto con las autoridades del Estado y de Salud en caso de que haya casos confirmados de coronavirus y/o algunos empleados con síntomas sospechosos.
  • Dotar al personal de todo lo necesario para evitar el contagio y protección. Entre ellos se encuentran el tapabocas, los guantes, implementos de limpiezas, sanitizantes, jabones y gel antibacterial.
  • Estar constantemente de comunicación con los empleados acerca de las medidas de higiene. Hacer recordatorios diarios, apoyarse en el material informativo y supervisar que se cumplan las normas.
  • Y por último mantener comunicación constante acerca de los incidentes diarios, en caso de haberlo. La vigilancia y el cumplimiento de los protocolos son necesarios en caso de que exista alguna inspección. Evite ser sancionado y adopte las normas hasta que se den nuevas directrices.

El Ministerio de Salud en el artículo 3, numeral 3.1.10 sugiere que se le informe a los trabajadores que tengan celulares inteligentes usar a diario la aplicación CoronApp para verificar su estado de salud.

Recomendaciones para los comerciantes y/o dueños de negocios en Colombia

Si bien es cierto que seguir las normas por parte de los empleados puede ser un proceso lento, también es una realidad que con las herramientas correctas se puede llegar a crear conciencia de forma rápida y efectiva.

Buscar alternativas visuales para poder reforzar las normas de seguridad

Los cursos cortos o charlas son geniales en este tipo casos. Informar y advertir sobre los peligros de la enfermedad, métodos de contagio y cómo mantenerse al margen, es necesario.

Por medio de charlas informativas y el manejo de recursos de audiovisuales dinámicos que expliquen de forma clara cuál es el problema real deja excelentes resultados. Aunque cuesta creer, existen algunas personas que no saben de que se trata la enfermedad y manejan una información errada de la realidad. A este tipo de empleados es que se le debe mayor énfasis.

De igual modo, este tipo de actividades va a ayudar a los empleados a conocer las nuevas normas y a utilizar bien los recursos de protección.

Se sugiere hacer reuniones acerca del uso del tapabocas, el lavado de manos, como interactuar con los compañeros de trabajo con una distancia presencial y otras medidas de higiene dentro del ambiente laboral.

De este modo se reducen las probabilidades que se expanda la enfermedad y se resguarda no solo al empleado sino a la comunidad y a la familia.

Dotar del material necesario para prevenir el contagio

En la medida de lo posible el empleador debe buscar los materiales adecuados para evitar la propagación del Covid-19. Sabemos que los costos de los insumos pueden ser algo altos en medio de la crisis pero es necesario comprar justo lo necesario para no poner en peligro la vida de los empleados.

Si se van a realizar compras de tapabocas y guante que sean de calidad, los recomendados por la OMS son la mejor opción. De la misma manera comprar jabones y desinfectante con la concentración necesaria para destruir el virus. Así como también gel antibacterial con un grado de alcohol mayor al 60%.

Supervisión efectiva

Los métodos de supervisión tienen que ir en pro de resguardar el recurso humano. Hay que pensar que si se toman las medidas preventivas se puede salir más rápido la crisis y se pone en marcha nuevamente el negocio.

La evaluación constante puede evitar muchas situaciones futuras. De ser posible mantenerse en constante comunicación con el empleado acerca del estado de salud de su familia, preguntar si se tienen algunas dudas acerca de la enfermedad y guiarlo hasta que se acostumbre al cambio.

A todos los ciudadanos colombianos le decimos desde nuestro blog que asuman con responsabilidad el retorno de las actividades. De ello depende que se pueda salir rápido de esta situación. Sin embargo, hay que estar conscientes que no será a corto plazo pero con voluntad se volverá a activar la economía.

Comparte esta información si ha sido de tu agrado, ayuda a tus familiares y amigos.